Además de dar la cena a mis niños, preparar las cosas del cole del día siguiente, y, sentir que sigo ahí… hay tres cosas que hago todos los días antes de irme a dormir. No importa lo cansada que esté, ni cómo me haya ido el día; son cosas que hago como un ritual, siempre.

La belleza está en las cosas más sencillas…

La primera es lavarme la cara siempre con jabón; os hablé de ello en uno de mis posts anteriores. El jabón es uno de mis productos favoritos . Creo que no hay nada mejor para la piel que este sencillo producto que me encanta desde siempre. Recuerdo que, cuando era una niña, el jabón era una de las cosas que más me llamaba la atención; más que las cremas o los perfumes. Tengo grabada la sensación que dejaba en mis manos la espuma; es algo que aún hoy me sigue pareciendo increíble. Cualquier día malo puede acabar bien estrenando un jabón.

Jabones Siracusa Organiclibitum

La segunda cosa que hago siempre es leer. No consigo dormir si no es con un libro. No tengo mucho tiempo, pero por la noche, todo se calma; el tiempo pasa más despacio… pasaría horas leyendo si no necesitara dormir. Y eso sí, siempre leo en papel. Aunque mi mundo se ha convertido en virtual desde que trabajo online, el papel es lo que más me cuesta dejar atrás; no sé si terminare comprando un kindle, pero, por ahora, necesito seguir teniendo algo que no lleve batería.

Leer belleza organiclibitum

Cosmetica ecochic

El aroma del jabón, y la sensación del papel en mis manos, hacen que sea posible la tercera cosa antes de dormirme… Intento sonreir grande y soñar mientras aún estoy despierta. No siempre lo consigo pero, cuando no puedo, recuerdo la frase que está escrita en el dorso de mi libro El Alquimista, de Paulo Coelho, “cuando quieres algo, todo el Universo conspira para que realices tu deseo”.

Y tú, que haces antes de dormir?.