Octubre puede ser un mes especial

Ahora que está llegando a su fin, que se acaba lentamente, me doy cuenta de cuánto me gusta este mes; estos maravillosos 31 días llenos de encanto, de lluvia, de hojas secas. Octubre es un mes muy especial para mi. En uno de sus días supe que estaba embarazada de mi hija, un momento que no olvidaré nunca. En octubre compré mi primera casa, hace ya unos cuantos años… y, en octubre, hace pocos días, compré la que será mi nueva casa dentro de unos meses. Parece que el universo conspira para que en octubre siente la cabeza en toda regla, ¿no creéis ?. Pero sin duda, lo que más me gusta de octubre es su color, a medio camino entre el blanco y el negro; entre el calor y el frío. Se que es más parecido al amarillo que al gris, pero para mi es neutro porque siento equilibrio cuando llega, no se, es algo que no se ve venir, pero que sin embargo se nota en todos los rincones que observo.

Octubre Ad libitum

Hojas otoño organiclibitum

Octubre es volver a sentir una crema  de manos  después de meses de sol y playa, en los que el calor no te deja

De pequeña vivía en el norte, y lo recuerdo siempre frío, más cercano al invierno; pero hace años que el mediterráneo me trae este mes cálido, como si le costara dejar atrás el verano. Octubre para mi, significa empezar de nuevo, sentir de nuevo el frío por las mañanas, desaparecer por la noche debajo de una manta mullida, saborear un té caliente sin temblar aún por el roce del invierno. Octubre es volver a sentir una crema de manos  después de meses de sol y playa, en los que el calor no te deja ; es cerrar la ventanilla del coche cuando vas conduciendo porque la brisa empieza a no serlo tanto; es poder llevar un foulard en el cuello porque, además de que quieres, puedes. Octubre es ver la vida desde dentro, lentamente.

Te caliente organiclibitum

En octubre se para el tiempo para mi, aunque cada vez pasa más deprisa. En octubre la fruta sale de la nevera para volver a poner color a mi cocina. Puedo hacer galletas con los niños en el horno sin que los pobrecitos se ahoguen de calor. Puedo ponerme unas botines encantada, a pesar de dejar atrás mis adoradas sandalias. Octubre a veces me pone triste, no se por qué, quizá es porque espero que llegue el otoño y, cuando llega, surge ese efecto decadente; pero, a pesar de todo, es un mes que me encanta, puede que mi favorito. En octubre, en un lugar perdido, hace no mucho, decidí que quería vivir Ad libitum, y algún octubre después, ahí sigo, aprendiendo, sintiendo, respirando y, aunque no siempre, intentando hacer las cosas Ad libitum.

Y vosotr@s, ¿ qué mes es el vuestro?, ¿ cuál es el que más os gusta?