¿Eres de las que piensa que el Aloe Vera está pasado de moda?, o… ¿no crees que sea un producto de belleza?. O  tal vez piensas que ya no es tan efectivo como otros ingredientes como la Rosa Mosqueta, o el Aceite de Argán?.

Pues nada de eso; ni pasado de moda, ni mero producto de droguería, ni ingrediente poco activo. El Aloe Vera es, para mi, un extracto único, un ingredientes que se ha ganado el adjetivo de “precioso” a base de humildad. Un fluido capaz de competir con el mejor de los serums y, por supuesto, con los mejores elixires que nos da la naturaleza.

Y aquí van mis tres razones para que el Aloe Vera forme parte de tu vida, si no lo conoces, o para que vuelva a ser el protagonista de tu rutina beauty, si es que lo habías detrás de todos esos botecitos que tienes en el baño.

Primera razón:

el Aloe Vera es tan “chic” como un perfume de edición limitada, como un chal pintado a mano, o, simplemente, como todo lo chic; está ahí a pesar de modas y primaveras.

Segunda razón:

sus propiedades no han dejado de existir. Puede que ahora compita con ingredientes más exóticos y difíciles de encontrar como el Aceite de Inca Inchi o el extracto de Rosa Damascena, pero, con sólo aplicar el jugo de una de sus hojas sobre una quemadura, ya puede curarla y, eso, es dificil de superar.

Tercera razón:

puede que se asocie a un producto de droguería con menos glamour que otros, como los aceites de almendra y frutos delicados que podemos encontrar en marcas de cosmética exclusivas; pero, un botecito que contenga Aloe Vera orgánico y puro ,puede competir con el mejor cosmético del mundo.

Hace poco leí que Çleopatra ya lo usaba para el cuidado del cuerpo y de las manos. De esto último doy fé; ha sido un auténtico descubrimiento para suavizar las cutículas y llevar una manicura perfecta si no tienes mucho tiempo para momentos beauty.

Y tu, ¿que opinas del Aloe Vera?